Con solo usar esta receta de limón: adiós dolores de articulaciones, calambres por las noches y no más dolor en la espalda

El dolor articular y los calambres son padecimientos comunes en deportistas, personas mayores o en aquellos que hacen un gran esfuerzo muscular diario. En cualquier momento puedes sentir dolor en las rodillas, codos o muñecas.

También puedes experimentar espasmos musculares. Por suerte, existe un remedio natural para aliviar estos síntomas: el limón.

Si te encuentras en los grupos de riesgo de padecer dolores articulares y calambres, presta atención a las propiedades y beneficios que tiene el limón para combatir estos molestos síntomas. No obstante, en primer lugar, debes aprender a identificarlos para no confundirlos con otros como, por ejemplo, el entumecimiento.

El dolor articular se puede llegar a presentar en cualquier articulación y es un síntoma de lesiones o diferentes afecciones articulares como:

Artritis
Artrosis
Tendinitis
Osteoartritis
Bursitis

Estos suelen tratarse con medicamentos analgésicos y antiinflamatorios. Sin embargo, las alternativas naturales como el limón constituyen un excelente complemento que nos ayudará a aliviar el dolor.

Entre sus beneficios se encuentran:

Fortalecer el sistema inmunitario
Aliviar dolor de garganta
Prevenir los cálculos renales
Mejorar la circulación sanguínea
Estimular el metabolismo

Asimismo, el limón puede tener un efecto positivo a la hora de aliviar el dolor articular y los calambres. Esto se debe a la gran cantidad de potasio que contiene. En este caso, la cáscara del limón sería ideal.

Ingredientes
1 taza de aceite de oliva virgen extra (250 ml)
2 limones grandes, preferiblemente orgánicos
4 hojas de eucalipto
Además, necesitarás tener algunos utensilios para la preparación y aplicación de este remedio. Intenta conseguir un frasco de vidrio con tapa, plástico de cocina y un vendaje. De este último necesitarás la cantidad que precise la zona que desees tratar.

¿Cómo lo preparo?

En primer lugar, pela los dos limones y coloca las cáscaras dentro del recipiente de vidrio. Agrega el aceite de oliva y asegúrate de que cubra por completo las cáscaras de limón.

Toma las hojas de eucalipto, córtalas en pedazos y añádelas a la mezcla. Tapa bien el recipiente y deja reposar la preparación durante 2 semanas en un lugar seco y oscuro.

Pasado el tiempo indicado, procede a aplicar la preparación en una gasa. Debes empaparla en el aceite y dejarla como compresa sobre la zona afectada. Para que no se mueva, toma un trozo de plástico y cubre la gasa, luego amarra ambos con una tela para que se quede fija durante toda la noche mientras duermes.
Finalmente, repite el tratamiento todos los días para ver mejores resultados. De lo contrario, la aplicación mínima recomendada es de 3 veces a la semana.