TRATAMIENTO NATURAL PARA ELIMINAR LAS CANAS DE FORMA SALUDABLE Y SIN QUÍMICOS

El jengibre es ampliamente reconocido por su efecto anti-inflamatorio, anti-oxidante, anti-microbiano y energizante en nuestro organismo 1, sin embargo muchas personas no saben que también es un excelente remedio para el cabello. Si eres un amante de esta raíz tuberosa y acostumbras a tenerla en casa, sigue leyendo a continuación y descubre cómo puedes usarla para lucir un cabello fuerte, saludable e hidratado.

Beneficios del jengibre para el cabello

La principal ventaja del jengibre como remedio capilar es que nos permite atacar varios problemas a la vez. Ya sea que quieras combatir la caída, aliviar la irritación del cuero cabelludo o acelerar el crecimiento del pelo, el jengibre puede ayudarte a ver resultados más rápido de lo que imaginas.

Algunos de sus usos más recomendados son:

Para el crecimiento del cabello

Sin dudas, el jengibre es uno de los mejores ingredientes naturales que puedes usar para promover el crecimiento capilar. Se sabe que sus principales compuestos activos, los gingeroles, ayudan a relajar los vasos sanguíneos y mejoran la circulación de la sangre hacia todas las partes del cuerpo 2, incluyendo el cuero cabelludo. Esto contribuye a una mejor nutrición de los folículos pilosos, y por tanto, a un mayor crecimiento del cabello.

El jengibre contiene: vitaminas A, B2, B1, C, sales de magnesio, calcio, fósforo, hierro, sodio, zinc, potasio y aceites esenciales.

Sin lugar a dudas, todas estas vitaminas y microelementos beneficiosos estimularán activamente el crecimiento del cabello, su rejuvenecimiento y les dará una apariencia saludable y floreciente. También tendrás un cabello brillante, y te ayudará a eliminar la caspa.

No menos útiles son los aceites esenciales contenidos en la raíz del jengibre, que purifican la piel grasa y estimulan la circulación sanguínea.

Ingredientes:

  • Una raíz de jengibre pequeña
  • Una cucharada de Aceite de Oliva
  • Una cucharada de miel de abeja
  • Una jeringa de 5 o 10 mililitros (sin la aguja)
  • Preparación:
  • Rallar una raíz de Jengibre
  • Ponerla a cocinar con un tercio de taza de agua, a fuego lento por unos minutos
  • Cuando ya esté fría la infusión, se cuela
  • Este líquido se mezcla con el aceite de oliva y la miel
  • Modo de Uso:
  • Puedes poner esta preparación en una jeringa, e ir impregnando el cuero cabelludo
  • También puedes usar una brocha suave, e ir poniendo la mezcla en el cuero cabelludo, de la misma forma en que se pone un tinte
  • O puedes poner la mezcla en un frasco atomizador, e ir impregnando el cuero cabelludo
  • Cuando ya tengas toda la mezcla en el cuero cabelludo, pon una toalla humedecida con agua caliente, y cubre tu cabello
  • Deja actuar por 40 minutos
  • Enjuagar el cabello con abundante agua
  • Puedes usar este tratamiento diario si lo prefieres